Actividad 1.1. Reflexión sobre las competencias clave

Alfonso Fernández
Área de conocimiento
431 Visitas
Compartir

           1.1. COMPETENCIAS CLAVE

Valle, J.M., y Manso, J. (2013): Competencias clave como tendencia de la política educativa supranacional de la Unión Europea. Revista de Educación, Extraordinario 2013, pp. 12-33.

Después de la lectura del artículo de Valle y Manso nos queda claro el origen del término competencias clave y su implantación en otros países de nuestro entorno europeo. Es una aportación más que se enmarca en la pertenencia a la Unión Europea y a otros organismos como la OCDE, que intentan fijar un marco común de actuación para todos los países que forman parte del proyecto europeo.

Realizando un análisis crítico y juzgando la importancia de las competencias clave o básicas en nuestro sistema educativo he llegado a las siguientes conclusiones:

  • El uso de las competencias debe entenderse como un nuevo paradigma en la educación, y es necesario concienciar al profesorado de sus bondades y mejoras, con el diseño de actividades y proyectos que recojan las competencias básicas de nuestras leyes educativas. En el momento que nuestros compañeros y los alumnos asimilen la nueva forma de enseñanza – aprendizaje que recogen las competencias, todo será más sencillo. Necesitamos cambiar nuestro “chip” y adaptarlo a las nuevas corrientes, que se alejan de un aprendizaje tan teórico y se acercan a una educación más activa y personalizada que prepare a nuestros alumnos para su inserción en la sociedad actual.

 

  • Considero la inclusión de las competencias clave en el sistema educativo español como una gran aportación, pero su implantación efectiva para que todos los docentes puedan asimilar, comprender y evaluar mediante ellas, está siendo un proceso lento (bajo mi punto de vista), debido a la inestabilidad y los continuos cambios de leyes que sufrimos ante los vaivenes políticos. Es por este motivo, que a pesar que las competencias han venido para quedarse, con las modificaciones, cambios de leyes cada tres o cuatro años y las consiguientes variaciones en terminología, dificultan la concienciación del profesorado ante este nuevo reto educativo.

 

  • El gran problema que percibo para vivir y sentir las competencias es la dificultad de la evaluación, al tener que subdividirse en numerosos ítems o estándares, y este aspecto acaba abrumando y convirtiendo la evaluación de los alumnos en un proceso muy farragoso. Espero que este curso me oriente ante este problema y termine solventado estas dudas.

 

  • En definitiva, en todas nuestras leyes (pasadas, presentes y futuras) seguirán apareciendo las competencias básicas o clave, y el profesorado debemos adentrarnos en su implantación adecuada en el aula, mediante el aprendizaje permanente y seguir a otros compañeros más avanzados en esta materia. Cuando consigamos y comprobemos las mejoras que están insertadas dentro de está dinámica de aprendizaje será algo que no tenga vuelta atrás. Para mí, existen algunos puntos en común entre las competencias clave y las inteligencias múltiples de Howard Gardner, que algunas veces aplico en el aula con los alumnos, y es muy enriquecedor, que a pesar de existir problemas en su aplicación, los alumnos muestran más voluntad e inquietud por aprender y dar a conocer aquello  que han aprendido.